En las sandalias de Filipina.



Comentarios